El ejército olvidado – Sistema inmune de plantas

Cada vez que hablamos de inmunología o de sistema inmune, pensamos instintivamente en ese conjunto de herramientas que nuestro cuerpo tiene para deshacerse de las bacterias y los virus (y contra hongos, contra sí mismo…). Sin embargo, muy poco se habla de cómo otros organismos luchan contra las infecciones… Por ejemplo, las plantas.

– ¡Se habla hasta de la inmunidad de bacterias, pero no de mis plantas! – me dijo un compañero botánico. Y es que tiene razón; el tan conocido sistema CRISPR-Cas9, no es más que la transformación en herramienta genética de un “sistema inmune” bacteriano, que reconoce secuencias de bacteriofagos (virus que “comen” bacterias) para eliminarlos y evitar que les maten.

Es por esto que hoy voy a hablar un poco del maravilloso mundo de la inmunología vegetal.

Los muros del reino

Antes de nada, deciros que las plantas raramente caen enfermas, ya que los patógenos suelen ser muy sibaritas con sus víctimas (suelen ser específicos de una especie o de una familia) o son sensibles a las defensas de estas.

La primera línea de defensa de las plantas se llama inmunidad innata al igual que en los animales, y se compone de las defensas pasivas (barreras físicas y secreciones químicas) y de la respuestas a patrones estructurales del patógeno (a sus “cuerpos”; son las denominadas PTI o inmunidad disparada por patrones moleculares asociados a patógenos (PAMPs).

Las barreras físicas de las plantas son la cutícula, similar a la piel en animales, y la propia pared celular vegetal, una estructura rígida que delimita y protege cada célula que compone la planta. Además, hay estructuras que evitan el contacto del agua con esta cutícula, haciendo que, si no hay agua, las bacterias no puedan moverse sobre esta piel vegetal. Estas estructuras son los pelos vegetales; los tricomas.

Por otro lado tenemos las defensas químicas. ¿Es que pensabas que a las plantas les bastaba con hacerse su propia comida? ¡No! Además de eso, son capaces de hacerse sus propios “Antibióticos”. Una gran parte de los llamados metabolitos secundarios son productos que son capaces de agujerear las bacterias (saponinas), evitar que los insectos sean capaces de digerir el material vegetal (inhibidores enzimáticos) o de evitar la invasión de hongos (defensinas).

Cazando al extraño

La primera línea de defensa, tras estas barreras físicas y químicas, es el reconocimiento de los patógenos, disparando una señal llamada PTI. Pero para ello necesitan receptores, unas estructuras que sean capaces de diferenciar un agente extraño de algo normal en la planta. Estos son los receptores de reconocimiento de patrones o PRR.

presentacic3b3n-sin-tc3adtulo4.jpg

Fig 1. Inmunidad disparada por PAMPs (PTI). Respuesta de la planta frente a la presencia del patógeno.

 

Los PRR reconocen algo extraño (el “cuerpo” de la bacteria, por ejemplo) y dispara una señal que desencadena una respuesta (producción de hormonas, acumulación de calosa para bloquear la invasión… entre otros).

Esta PTI constituye la unión entre la respuesta primaria, capitaneada por las defensas pasivas y la respuesta inducida, liderada por la inmunidad disparada por efectores (ETI) .

Artillería pesada

Cuando los muros caen y las primeras líneas de defensa han sucumbido al ataque extraño, no queda más que desarrollar estrategias para acabar con el enemigo.

En muchas ocasiones, los patógenos que son reconocidos por los PRR, son capaces de bloquear la respuesta inmunataria (PTI). Básicamente, es como si cortasen el internet antes de mandar el mensaje, tu puedes seguir dándole a enviar, pero el mensaje nunca va a llegar. Por esto, la evolución a dotado a las plantas de sistemas que evitan este bloqueo (genes de resistencia) que son especificos de un mecanismo de un patógeno concreto (genes de avirulencia). Esto último, aunque simplificado, es lo que se llama la Hipótesis gen a gen.presentacic3b3n-sin-tc3adtulo10.jpg

Fig 2. Inmunidad disparada por efectores. Bloqueo de la inmunidad innata disparada por PAMPs (izquierda) y desarrollo de resistencia de la planta frente a este bloqueo (derecha)

Este mecanismo que se activa por la presencia de mecanismos de virulencia (toxinas, por ejemplo) o efectores, es el denominado ETI (inmunidad disparada por efectores). Y al bloquear el efector (bloquea el bloqueo del sistema inmune), permite la continuación de la señal y se produce la respuesta inmune.

Renovarse o morir

La historia de una especie vegetal y un patógeno no es algo momentáneo, sino que lleva consigo un trabajo evolutivo muy importante. Mientras que al principio el patógeno saltará las alarmas de la PTI y será eliminado, algunos de sus compañeros evolucionarán para saltarse esa línea de seguridad y provocará la enfermedad. Sin embargo, de igual modo, algunas de las plantas atacadas por él, evolucionarán y desarrollarán mecanismos para detectar cómo ha sido capaz de saltarse el control, desarrollando ETI.

A pesar de eso, habrá patógenos que se evadan la respuesta ETI provocando la enfermedad, a lo que las plantas responderán con otro mecanismo ETI diferente. Esto es lo que se llama el modelo en zig-zag de la evolución planta-patógeno.

presentacic3b3n-sin-tc3adtulo11.jpg

Fig 3. Modelo de zig-zag. El patógeno desarrolla nuevos mecanismos para bloquear la activación del sistema inmune (izquierda), pero la planta, a su vez, desarrolla nuevos mecanismos para bloquear el bloqueo y activar esta respuesta (derecha)

¡ENCENDED LAS ALMENARAS!

Hemos hablado mucho de las respuestas locales, pero las plantas también tienen una respuesta sistémica, es decir, son capaces de producir una respuesta inmune en órganos alejados del origen de la señal.

Cuando una bacteria ataca una hoja concreta, la planta transmite la señal de alarma por su tallo y es capaz de activar una respuesta inmune en otras hojas diferentes, previniendo otro posible ataque. Esto se conoce como resistencia sistémica adquirida (SAR). Sin embargo, hay bacterias y hongos que lejos de causar daño, activan al sistema inmune de la planta, mejorando su salud y su resistencia frente a patógenos.

Aliados en tierras enemigas

La rizosfera es el entorno que rodea las raíces, donde encontramos una serie de bacterias y hongos (rizobacterias y micorrizas, respectivamente) que mejoran la adquisición de nutrientes de la planta y son capaces de productir antibióticos, pero además, son capaces de inducir una respuesta inmune de la planta frente a posibles futuros ataques. Esto es la denominada resistencia sistémica inducida (ISR).

La diferencia clara es que, mientras que el SAR es activada por un patógeno y previene de un ataque en otra zona, el ISR previene de un posible ataque sin presencia de ningún patógeno. Todo esto, junto a las defensas pasivas, y las PTI y ETI, construyen un complejo sistema inmune que es capaz de relacionarse entre sí y evolucionar.

 

Espero que os haya gustado este viaje hacia el sistema inmune de las plantas y que ahora veáis que las plantas no son esculturas, son seres vivos que nacen, crecen y mueren, pero sobre todo viven y luchan por sobrevivir.

 

Glosario:

PAMPs: patrones moleculares asociados a patógenos (partes de la estructura del patógeno que pueden ser reconocidas por la planta).

Patógeno: microorganismo que es capaz de producir una enfermedad.

PTI: inmunidad disparada por patrones moleculares asociados a patógenos (PAMPs).

PRR: receptores del sistema inmune de plantas que reconoce patrones (los PAMPs) y disparan una respuesta inmune (la PTI).

ETI: inmunidad disparada por efectores

SAR: resistencia sistémica adquirida

ISR: resistencia sistémica inducida

Advertisements

Productos ecológicos.

¿Qué piensas cuando escuchas hablar de los productos ecológicos? Seguramente pienses algo sobre que son la última moda o que son mejores que los productos que hemos tomado convencionalmente.

Si ponemos en el buscador las palabras “productos ecológicos” lo primero que nos aparecen son tiendas donde los venden, ya sean físicas u online, y páginas donde te explican las razones por las que debemos de consumirlos.
Sin embargo, ¿sabemos realmente los beneficios y las contraindicaciones de los productos ecológicos? En este artículo vamos a comentar las opiniones de algunos de los científicos más puestos en este tema y aprender a pensar si queremos o no consumir productos ecológicos.

producto eco

Los productos ecológicos provienen de una agricultura ecológica que es un sistema de cultivo en el cual no se utilizan productos químicos sintéticos u organismos genéticamente modificados (OGM’s) ni para abono ni para combatir las plagas. El objetivo de este sistema es la obtención de productos más sanos para la salud y mantener un sistema ecológico y económicamente estable.

Existen numerosos estudios que afirman que la cantidad de metales pesados tóxicos como por ejemplo es el Cadmio es menor en productos ecológicos que en productos convencionales a igual que la cantidad de ácidos grasos beneficiosos de la leche y la carne que es mayor en productos ecológicos que en productos convencionales.

Por otro lado, tenemos el sabor del producto. Aquellas personas que apoyan a los productos ecológicos también apoyan que su sabor es más sabroso en comparación con aquellos productos tratados con insecticidas, sin embargo, la ciencia contrasta estos datos ya que el sabor de un producto no proviene de la forma en la que haya sido cultivado, sino del momento de maduración y el momento de ser vendido.

Además de todos los puntos comentados, hay que tener en cuenta que todos los productos, tanto los ecológicos como los convencionales, pasan un control de calidad por lo que una persona que consuma productos convencionales no está “destrozando” su salud frente a una que consuma productos ecológicos.

En la actualidad, la población busca productos similares, es decir, productos que tengan la misma apariencia, mismo brillo, mismo tamaño, nada de manchas, nada de “desperfectos”, sin embargo esto con los productos ecológicos no ocurre. Los productos convencionales se producen en una mayor cantidad que los productos ecológicos y se pueden tomar la molestia de excluir los productos “feos” de los que la población compraría mientras que con los productos ecológicos esto es más complicado ya que todos los productos que se cosechan salen al mercado y siempre no gustan al público.

producto eco1

Por otra parte está el problema de la duración de los productos. Los productos tratados con insecticidas químicos y con conservantes son capaces de aguantar un periodo de tiempo largo mientras que los productos ecológicos tienen un tiempo de duración mucho menor. Esto indica que los productos ecológicos no pueden ser transportados a otros países o simplemente, no puedes tenerlo en tu nevera más de 2 semanas.

Enfocando estos productos ecológicos a frutas y verduras, hay que tener en cuenta que la
población que consuma estos productos deben ceñirse a las frutas y verduras de temporada ya que no pueden cultivar una sandía en invierno sin usar productos químicos. Es cierto que este punto se está investigando cada vez más y la idea de los invernaderos ecológicos está en expansión pero tienen un problema principal y es la fertilización del suelo para poder cultivar ya que con los productos convencionales se utilizan muchos fertilizantes químicos y es más fácil la fertilización mientras que la agricultura ecológica cuesta un poco más.

producto eco2

Y para terminar con este artículo, un punto de bastante importancia en nuestra sociedad es el tema económico. Los productos ecológicos son exclusivos y caros de producir por lo que su compra también es más cara que los productos convencionales y por tanto no son aptos para todos los bolsillos.

Como conclusión al dilema entre productos ecológicos o no, en mi opinión, depende de cada uno. En este artículo se expresan los pros y los contras de ambos productos y ya depende de cada persona si quiere o no consumir productos ecológicos.

 

No sólo las armas matan – Cólera

Yemen e Indonesia son dos reflejos claros de que los extremos en la naturaleza son estremecedores, mientras que en Indonesia los terremotos y el agua en forma de tsunamis han sido los causantes de cientos de muertes, la falta de este agua está

Tsunami-Indonesia-Oxfam-1.200-le-vittime-oltre-2-milioni-colpite-dall-emergenza_articleimage.jpg

Figura 1. Daños del tsunami en Indonesia.

colocando en jaque a 22 millones de personas en Yemen, teniendo que elegir entre no beber agua y morir en 2-3 días o beberla estando contaminada y sumarse al medio millón de personas (contabilizado) que están padeciendo cólera en el país. Además, la malaria y el dengue están volviendo en zonas en las que estaban olvidados por culpa de la acumulación de vectores (mosquitos) en las pocas zonas con agua. Un desastre que comenzó hace 3 años y que nos enseña que, en las guerras, no sólo las armas matan…

 

– La microbiología tras Yemen –

En mi sección hemos hablado de los parásitos de la malaria (Género Plasmodium) y del virus del dengue, pero nunca hemos hablado de Vibrio cholerae (V. cholerae); esa bacteria alargada (en forma de bacilo) que provoca el cólera.

c0129917-cholerae_bacteria_tem.jpg

Figura 2. Bacteria del cólera (Vibrio cholerae)

Esta patología causa náuseas, vómitos (por el propio mal estar), calambres musculares por la pérdida de sales en las heces, shock hídrico por la falta de agua, taquicardias por la baja presión sanguínea…

Sin embargo, a pesar de lo que se piensa, V. cholerae no causa directamente el cólera, por lo que no causa fiebres (las fiebres las causa nuestro propio sistema inmune como respuesta a una infección), sino que se deben a una toxina colateral que produce: la toxina colérica.

 

– La toxina colérica

Es una toxina tipo AB, es decir, tiene una parte B que se adhiere y una parte A que es la activa. Esta toxina se libera en el intestino delgado y se une a estructuras concretas que permite la salida de iones esenciales como el cloro y el sodio, lo que provoca que, por simple física, se dispare la salida de líquido hacia la cavidad del intestino, provocando las diarreas. Es algo así como si en un pantano se abriesen las compuertas de agua y no se cerrasen… Esto causa las pérdidas de agua excesivas del cuerpo, los shocks, bajada de presión sanguínea…

Tratamientos contra el cólera –

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el cólera es una enfermedad que puede tratarse de un modo muy sencillo. Con la simple rehidratación de los pacientes con sales (usando azúcar y zumo de limón, agua de coco o similares) y agua potable (filtrada y/o con la adición de cloro al 1% como desinfectante) puede salvarse la vida de estas personas, aunque en casos drásticos se usan antibióticos como la tetraciclina. No se pueden usar antidiarreicos, ya que evitan la eliminación de la bacteria.

Sin embargo, si no se trata (si no hay agua potable, por ejemplo), el cólera puede matar rápidamente una vez que se manifiestan los síntomas. Aunque hoy en día no tendría por qué ser un problema grave, en países como Yemen, debido a la falta de agua potable, es hoy una realidad para unas 500.000 personas.

Aquí os dejo un vídeo de Global Health Media muy bueno sobre el cólera.

 

No es una campaña a favor de ninguna asociación, no es la lucha política a la que nuestros mandatarios nos tienen acostumbrados. Es ciencia, es realidad y es la vida de 22 millones de personas… Unas vidas que por guerras inútiles, por la venta de armas y por el bloqueo de ayuda están en peligro.

– En la guerra, no sólo las armas matan –

 

 

 

 

Generación ex(patriada)pontánea

La ciencia no es una propaganda, no se vive de que de (muy) vez en cuando salgan en televisión 3 grupos de investigación de Madrid/Barcelona (porque no va a salir la UMA, la UEx o la UM, porque sería mucho pedir) dónde han hecho algún avance en la dura lucha que está presentando el cáncer/enfermedad de Alzheimer/Párkinson… Somos un país repleto, repito, REPLETO de talento.

 – Más allá de Got Talent –

No sólo Operación Triunfo, Got Talent o Menuda Noche (popularmente: Los Niños de Juan y Medio) muestran talentos.

Tenemos un total de 83 universidades, 50 de ellas públicas y 33 privadas, de las que el 98% (81) están impartiendo clases. En ellas tenemos a los futuros María Zambrano, Rafael Alberti, Antonio/Manuel Machado, Margarita Salas, Severo Ochoa, José María Cuevas… (Algunas de las figuras del ayer de la literatura, la filosofía, la ciencia y la economía española), Y LOS ESTÁN ESPANDANDO Y DEJANDO QUE SE VAYAN. Están haciendo que se valore más el no tener estudios y el ser un “listo” que trabajar duro y formarse.

Hartos estamos, desde filósofos, a filólogos y desde matemáticos a ingenieros, todos investigadores. Estamos hartos de que la investigación suponga una dedicación completa y no se vea (comprenda) su importancia.

Los médicos, enfermeros, fisios… Bueno, los sanitarios son un pilar fundamental de la sociedad. Sin embargo, no se dan cuenta ni ellos mismos de que desde los fármacos hasta las propias técnicas más “artesanales” o manuales han sido fruto de una investigación, no surgen por generación espontánea. Exactamente igual sucede con la medicina veterinaria… La salud, se investiga.

La economía y la política tienen su rama teórica, desde el comunismo al capitalismo hay miles de formas de comprender estas dos gigantes, y fuera de este espectro de colores visibles (desde el azul al rojo) hay muchas gamas desconocidas. La política y la economía, se investiga.

La literatura y la arqueología son esenciales para comprender el pasado, de donde venimos y qué se hizo en situaciones exactamente iguales que las que vivimos hoy en día. Nos ayuda a superar el presente y caminar hacia el futuro. Pero para enseñarlo y usarlo, hay que buscarlo y comprenderlo. La historia, la literatura y la arqueología, se investiga.

La alimentación es esencial, el buen estado de los vegetales que se siembran y la mejora del fruto ha sido la clave para que Europa y muchos otros países salgan de una hambruna constante. Sin embargo, para salvar al melón del oídio y para que las micorrizas se unan a las verduras y crezcan sanas hay que investigar. La agricultura, se investiga.

Podría tirarme HORAS escribiendo lo importantístima que es la investigación, pero lo dejo aquí. Podría hablar del deporte, de la metodología pedagógica, de la ingeniería de materiales… Pero es brutal que en un país con descendencia árabe, persa, visigoda, gala… de TODO, no hayamos cogido los puntos fuertes de cada una para ser una gran nación por NO, NO LO SOMOS, pero podríamos serlo.

La universidad es necesaria, la investigación es necesaria, los investigadores son necesarios, y vivimos en un país con muchos recursos humanos y materiales que no sabemos aprovecharlos.

Me alegro de ser español, y con esa pena me voy.

Fibromialgia; la amenaza fantasma

Durante muchos años muchísimas personas, en su mayoría mujeres, han sufrido dolores musculares que no parecían ser causados por algo concreto. Los hinchazones, los calambres, incluso dolores incapacitantes y punzantes en el interior de músculo, han formado parte de estas personas. Todo para que el médico les diga que eso no es nada. Que necesitan actividad e ibuprofeno (demasiado obvio, ¿no?).

La fibromialgia ha sido hasta hace bien poco un gran problema que no tenía aparente solución, pero lo peor es que el desconocimiento del personal sanitario hacía que estos pacientes cansados de sufrir dolores crónicos recibiesen malos diagnósticos o el típico: LA FIBROMIALGIA NO EXISTE. Pues la ciencia viene a darles en la boca y definir la fibromialgia.

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad inflamatoria reumática que no daña directamente

remedios-cremas-naturales-dolor-muscular-espalda

Figura 1. Los dolores musculares son el síntoma básico de la fibromialgia.

las articulaciones y provoca dolores musculares debido a estas inflamaciones descontroladas.

 

En términos de biomarcadores (pequeñas moléculas que se pueden detectar en el suero mediante análisis) la fibromialgia es una enfermedad en la que, entre otros, los niveles de Interleucina-8 (IL-8), proteína C reactiva (CRP), noradrenalina (NA) y la proteína de choque térmico 72 (Hsp72) están más altos que un individuo sano, mientras que los de serotonina y Factor de Crecimiento similar a la insulina (IGF-1) están más bajos. Todos ellos son marcadores de estrés (alteración del funcionamiento normal del cuerpo).

 

Niveles ALTOS: IL-8; CRP; NA; Hsp72

Niveles BAJOS: Serotonina; IGF-1

Es interesante que la mayoría de quimioquinas (moléculas que alertan al cuerpo que está siendo atacado) no están alterados, sólo el CX3CL1 una molécula que parece estar muy presente en el cerebro.

 

¿Qué provoca la fibromialgia?

Esta enfermedad es una enferemdad autoinmune, es decir, está provocada por una respuesta exagerada de nuestro sistema de defensa frente algo que no existe (el cuerpo se ataca a sí mismo).

Los monocitos y los neutrófilos, son dos tipos de células que actúan como vanguardia de nuestras tropas, atacando los primeros a nuestros enemigos (respuesta innata). Esto es

súper útil frente a muchísimos microorganismos que causan enfermedades, pero cuando son activados y no hay enemigos, comienzan a atacar y causar inflamaciones en lugares “sin sentido”. La inflamación causan dolores que dan los síntomas de la fibromialgia.

citoquinas-rotulado

Figura 2. Célula defensiva mandando citoquinas (moléculas de alarma) a otra. https://biomedvinetas.wordpress.com/2015/01/02/las-defensas-del-cuerpo-el-sistema-inmune/

En resumen:

La inflamación y el estrés causan la activación aún mayor de las moléculas de alarma lo que aumenta los síntomas y el sistema nervioso se involucra con el dolor.

 

¿Hay cura?

No hay medicamentos, pero hay métodos paliativos (que reducen el dolor) CIENTÍFICAMENTE PROBADOS.

El deporte causa una respuesta antiinflamatoria que disminuye los niveles de alarma del cuerpo y aquí os dejo los ejercicios que según investigaciones del Doctor Eduardo Ortega, de la Universidad de Extremadura reducen los síntomas.

El aquagym parece ser la mejor solución a esta patología: podemos tener resultados en 4 meses con 3 sesiones de 1h a la semana o en 8 meses con 2 horas/semana.

Los ejercicios que se usaron en el estudio y redujeron los síntomas fueron los siguientes:

A una intensidad de 40-50% del máximo saludable de ritmo cardíaco: 220 – edad

  • 5 minutos: estiramientos fuera del agua.
  • 5 minutos: calentamiento dentro del agua caminando lento y con movimiento sencillos en todas las direcciones.
  • 5 minutos: estiramientos de los grupos musculares principales (rodillas, codos, torso)

A una intensidad del 60%, aproximadamente.

  • 25 minutos: movimientos más complejos y coordinados de salto y carrera en el agua con coreografías.

A una intensidad del 70%, aproximadamente.

  • 15 minutos: ejercicios de fuerza con/sin peso (a elegir) para los grupos musculares principales.

A una intensidad relajada del 40%.

  • 10 minutos: vuelta a la calma con estiramientos pasivos y sencillos.

 

Bueno, espero que esto sirva para darle luz a tanta oscuridad con respecto a la fibromialgia y que sirva como tabla de ejercicios para tantas personas que se encuentran solas en esta lucha.

¡Vamos que se puede! Y, si os ha gustado, ¡compartidlo!

 

aquagym3-512x512.jpg

Estupideces virales (I)

Es raro que vuelva a escribir tan pronto, soy consciente de ello, pero es que anoche cuando llegué a casa y le eché el último vistazo del día a Facebook me encontré con la misma maldita imagen que lleváis compartiendo todos más de una semana y mi paciencia tiene un límite.

Hoy me toca hacer el papel de antihéroe, lo que os voy a contar os romperá ese corazoncito de azúcar que tenéis y probablemente entréis en depresión, pero en el fondo lo hago por vuestro bien, para que dejéis de hacer el ridículo compartiendo gilipolleces en redes sociales.

Voy a ser muy directo, ¿de verdad os creéis esta maldita foto? Un elefante acompañado de una leona mientras lleva a “su cachorro” en la trompa, parece una escena eliminada de “El rey león”.

montaje

Esta imagen empezó a circular por twitter el día 1 de abril acompañada del siguiente mensaje:

“We were following a lioness carrying her cub & she was getting really tired. An elephant showed up wanting to help the lioness. The elephant put its trunk down, the cub jumped up & the elephant carried the lion cub!! By: Sloof Lirpa.”

Que significa:

“Estábamos siguiendo a una leona que llevaba a su cachorro y estaba muy cansada. Un elefante apareció queriendo ayudar a la leona. ¡El elefante bajó su trompa, el cachorro saltó sobre ella y el elefante llevó al cachorro de león! Por: Sloof Lirpa.”

La primera pista de que esto es un fake como una catedral es el nombre del autor del texto, ese tal “Sloof Lirpa”, ya que si leemos su nombre al revés sería “April Fools”, que hace referencia al “April Fool´s Day”, que literalmente significa “día de las bromas de abril”, celebrado el día 1 de abril en muchos países.

Esto es algo que se le puede pasar a mucha gente, es normal, sobre todo cuando aquí en España el día 1 de abril no es festivo.

Para darse cuenta de la siguiente pista hay que ser un poquito observador y pensar, cosa que cada vez cuesta más, visto lo visto. Cuando tenemos dos “objetos” de diferente tamaño (en este caso elefante y leona) y los iluminamos con una misma fuente de luz (en este caso el sol), la sobra que proyecta el objeto de mayor tamaño será más grande que la sombra que proyecta el objeto de menor tamaño (para ser exactos habría que tener en cuenta también la distancia que separa a ambos animales entre sí y la que los separa de la cámara que captó la “foto”, pero como los animales parecen estar muy cerca el uno del otro todo esto resulta irrelevante).

Pues bien, la sombra que proyecta el elefante tiene prácticamente la misma amplitud que la que proyecta la leona, a pesar de la gran diferencia de tamaño entre ambos animales ¿qué podemos deducir de esto? Pues que ambos animales fueron fotografiados con un ángulo de incidencia distinto de la luz solar, algo imposible en una foto que no sea un montaje cutre.

Por si aún os queda un resquicio de esperanza de que esta idílica imagen sea real, os dejo las fotos originales de los tres animales por separado, siento mucho haber destrozado vuestros sueños y ser el culpable de vuestra depresión incipiente, espero que me perdonéis.

Para finalizar os daré una pequeña dosis de realidad, resulta que elefantes y leones son enemigos por naturaleza, ya que los jóvenes elefantes son un exquisito manjar para las manadas de leones, además, un elefante adulto no dudará en pisotear a un león si su cría corre peligro. Este tipo de comportamiento ha sido registrado muchísimas veces y existen numerosos documentales y vídeos donde podéis comprobarlo, nada que BBC o National Geographic no puedan solucionar.

No os creáis nada de lo que os cuenten y, de lo que veáis, solo la mitad.

Conodonto: del enigma al fósil

¡¡¡Buenos días amigos de CurioBlogsite!!!

Hoy traemos un artículo de misterios, antigüedades, biología y descubrimientos…

Luís Collantes es Geólogo por la Universidad de Huelva, estudiante del Máster en Paleontología Aplicada (de los de verdad) en la Universitat de València, investigador del Grupo de Geociencias Aplicadas “GAIA” y divulgador científico que con su cuenta Geólogo en prácticas ha conseguido enseñarnos mucho acerca de su mundo. Y, además, ha querido colaborar con nosotros y hablarnos de estos maravillosos animales: los conodontos.


 

Incertae sedis

No es extraño para un paleontólogo, y más cuando hablamos de rocas del Paleozoico, sacar a la luz organismos de afinidad o categoría taxonómica incierta. Pero al observar la abundancia y recurrencia de algunos de estos organismos en el registro fósil, uno se plantea la posibilidad de sacarles partido y utilizarlos como “herramientas de trabajo”, independientemente de su filogenia.

Este fue, en un inicio, el caso de los “elementos conodontos” (Fig. 1).

Figura_1(3)

Figura 1: Fotografías de elementos conodontos extraídas de Conodonts from the Glen Dean Formation (Chester) of the Illinois basin (Rexroad, 1958).

 

La historia de un enigma

En 1856, el biólogo rigués Christian H. Pander describió por primera vez una especie de microfósiles compuestos por apatito (fosfato cálcico) con un cierto parecido a los “dientes de un vertebrado” (Fig. 2). Con el paso de los años, estos microfósiles se volvieron tremendamente abundantes y diversos, por lo que eran usados recurrentemente por los geólogos y paleontólogos para datar y correlacionar estratos con gran precisión, en pleno auge de la Cartografía Geológica de cara a la prospección de petróleo. Sólo tenían un problema: nadie era capaz de asignarlos a un organismo concreto.

Algunos afirmaban que eran peces primitivos, otros decían que eran más afines a los gusanos, e incluso se llegó a debatir si eran algún tipo de estructura vegetal (cf. Knell, 2012). Conforme los estudios avanzaban, más y más formas salían a la luz, hasta tal punto que llegaron a formarse escuelas dedicadas únicamente al estudio de los conodontos, cuyos artículos estaban enfocados en su totalidad a los avances relacionados con estos pequeños microfósiles fosfáticos, provocando en el mundo de la Paleontología una “fiebre de los conodontos” que se extendió durante más de un siglo.

Figura_2(2).jpg

Figura 2: Lámina 2 extraída de Monographie der Fossilen Fische der Silurischen Systems der Russisch-Baltischen (Pander, 1856), primer trabajo en el que se describen los elementos conodontos.

 

Y el enigma se hizo fósil

Y, al igual que otros grandes descubrimientos de la Historia, fue la casualidad la que desveló el misterio. En 1983, el conservador de un museo escocés encontró en un cajón el fósil de un pequeño organismo de cuerpo alargado que se encontraba sin catalogar (Briggs et al., 1983). Al estudiarse con mayor detalle, se observó que dicho fósil estaba rodeado de una gran cantidad elementos conodontos de una morfología similar. El estudio en profundidad de dicho espécimen determinó que dichos elementos conodontos estaban asociados al organismo en cuestión, haciéndose oficial el nacimiento del “animal conodonto” (Fig. 3).

Figura_3.jpg

Figura 3: Primer espécimen de conodonto históricamente documentado procedente del Carbonífero inferior de Escocia. Fotografía del Dr. R. J. Aldridge.

 

Pero entonces ¿qué son los conodontos?

A día de hoy está globalmente aceptado que los conodontos eran una clase de pequeños cordados marinos, asignados con dudas al grupo de los agnatos, con una morfología similar a la de las actuales anguilas, con grandes ojos y una serie de elementos dentiformes (elementos conodontos) dispuestos de forma bilateralmente simétrica. Pese a su siniestra apariencia, se piensa que eran organismos filtradores cuya dieta se basaba en el plancton, aunque todavía no se tiene clara la función exacta de los elementos conodontos (Fig. 4).

Figura_4(1).jpg

Figura 4: Recreación del conodonto Promissum pulchrum. Ilustración de Nobu Tamura, 2015.

 

Los conodontos habitaron los mares desde el Cámbrico inferior hasta el Triasico superior, cuando se extinguieron definitivamente. Su rápida evolución y diversificación, junto con su abundancia, les confiere un gran valor desde el punto de vista bioestratigráfico. Es decir: permiten datar los estratos con gran precisión y correlacionarlos con otros estratos muy distantes entre sí geográficamente. Es por ello que su estudio ha sido crucial para el desarrollo de la Geología y la Paleontología, siendo uno de los “fósiles guía” más útiles a la hora de trabajar con rocas del Paleozoico.

Los conodontos y el ¿petroleo?

Pero no sólo son útiles para datar las rocas. De hecho, poseen una cualidad que los hace todavía más especiales: son unos magníficos paleogeotermómetros.

Resulta que el hidroxiapatito del que están compuestos los elementos conodontos, al experimentar diferentes grados de temperatura, fruto de la diagénesis de la roca, se altera y cambia de color. ¿De qué nos sirve esto? Pues bien: si comparamos el color de alteración de ciertos conodontos con el grado de alteración térmica de las rocas, podemos establecer relaciones entre dicho color de alteración y el estadio maduración térmica de las rocas propensas a contener hidrocarburos.

Dicho de otra manera: si encontramos conodontos con un color de alteración determinado, podemos saber si esa roca puede albergar o no petróleo. Es por ello que las compañías petrolíferas cuentan entre sus filas con un gran número micropaleontólogos expertos dedicados a estudiar exhaustivamente sondeos de prospección en pos de encontrar los niveles de maduración térmica adecuados. Tanto es así, que se han llegado a desarrollar tablas e índices del color de alteración de estos elementos conodontos, de cara a facilitar el trabajo y así agilizar las prospecciones (Fig.5)

Figura_5(1).jpg

Figura 5: Índice de color de alteración de los conodontos según Epstein et al. (1987).

Y esta es la historia de cómo un organismo pasó de ser uno de los misterios más enigmáticos de la historia de la Paleontología a uno de los fósiles más importantes para la Comunidad Científica y la industria del petróleo.

Referencias

Briggs, D. E. G,  Clarkson, E. N. K & Aldridge, R. J. 1983. The conodont animal. Lethaia, 16, 1-14.

Epstein A. G., Epstein J. B. & Harris L. D. 1977. Conodont Colour Alteration- an index to organic metamorphism. United States Geological Survey Professional, Washington, 995, 1–27.

Knell, S. J. 2012. The Great Fossil Enigma: The Search for the Conodont Animal. Indiana University Press, Bloomington, 440 pp.

Pander, C. H. 1856. Monographie der Fossilen Fische der Silurischen Systems der Russisch-Baltischen. Buchdruckerei der Kaiserlichen Akademie der Wissenschaften, 91 pp.

Rexroad, C. B. 1958. Conodonts from the Glen Dean Formation (Chester) of the Illinois basin. Illinois State Geological Survey, 209, 27 pp.

Figura_5(1).jpg