Susto en Doñana

Si algo me produce impotencia como persona y como ambientólogo son los incendios, y más si son provocados, sea o no de forma deliberada… y es que solo ha hecho empezar el verano y ya hemos tenido el primer gran incendio en una de las zonas más importantes, no solo de España, sino de Europa.

No doy valoraciones ni opiniones personales, simplemente pongo lo que provoca un incendio en un espacio natural.

Algunos datos sobre Doñana:

Declarado Parque Nacional el 27 de octubre de 1969

Provincia: Huelva y Sevilla.

Extensión:

  • Superficie total: 54.252 ha.

  • Zona periférica de protección: 59.877,55 ha.

  • Área de influencia socioeconómica: 200.601,86 ha.

Una pequeña parte de los incendios forestales son naturales, al ser originados por causas naturales (tormentas). Así, hay que aceptar que el fuego es un elemento más de la naturaleza y que es partícipe en el moldeado el paisaje que hoy conocemos. Sin embargo, lo que resulta alarmante es el número incendios que se suceden todos los años. Por ejemplo:

 

numero-de-incendios-e1498642731639.jpg

En la tabla podemos ver de izquierda a derecha el número de incendios en los años 2014, 2015 y 2016.

Y es preocupante que el 80% de los incendios forestales en España tengan un denominador común: el ser humano. Además de la pérdida de vidas humanas y los enormes daños materiales que ocasionan los fuegos, los daños ecológicos son también significativos. Sin duda alguna, es muy difícil tasar o ponerle un valor a fauna o flora que se pierde, no hay plena consciencia de la relevancia que tienen las pérdidas ecológicas que se producen tras los incendios, y es que las llamas no solo afectan a la vegetación y la fauna, también produce impactos sobre los balances hídricos, la calidad del agua y la atmósfera, la pérdida de tierra fértil y erosión del suelo, y en conjunto todo afecta al paisaje.

 

IMPACTO SOBRE LA VEGETACIÓN

El éxito en la recuperación de las diferentes especies vegetales afectadas por el incendio depende, por un lado, de la adaptación de éstas al fuego (especies pirófitas). En los momentos iniciales después del incendio empiezan a recuperarse las especies dotadas de mecanismos de resistencia al fuego (en el caso de los Pinos) así como las plantas de menor porte que se ven favorecidas por el aumento de la fertilidad y por la ausencia de competidores. Posteriormente se inicia la regeneración de las especies antes existentes que van desplazando a las especies oportunistas, dominantes en el momento inicial. Sin embargo, la repetición de los incendios en un mismo lugar favorece que las especies mejor adaptadas sean las pirófitas, desplazando a las otras especies que estén peor adaptadas.

sucesión.png

IMPACTO SOBRE LA FAUNA

Lógicamente, la fauna que sufre más directamente los efectos de un incendio es aquella que presenta menor movilidad, por ejemplo, la fauna de invertebrados que ocupa la parte más superficial del suelo, directamente desaparece tras el incendio. La destrucción de los ecosistemas y las cadenas tróficas dificulta la regeneración de la fauna preexistente antes del incendio, fundamentalmente por la ausencia de productores primarios, que aportan alimento, y por las condiciones extremas que presenta el suelo.

Otras especies, como aves y otros vertebrados de mayor movilidad, pueden huir hacia zonas limítrofes con las áreas incendiadas, que con el paso del tiempo irán recolonizando las zonas a medida que se va regenerando la cubierta vegetal (siendo muy positivos y sin contar los años que tardaría un Pinar en volver a un estado de madurez).

Pero en un primer momento la fauna se desplazará debido a la pérdida del hábitat, de los recursos tróficos, de sus lugares de nidificación y, en general, de la drástica pérdida de calidad de los ecosistemas.

Por otro lado, la repetición de incendios en una determinada zona, provoca el abandono definitivo de las especies más exclusivas, siendo sustituidas por especies que se adaptan mejor, provocando una proliferación de éstas y alterando la diversidad de la zona.

EFECTOS SOBRE LOS BALANCES HIDROLÓGICOS

Como consecuencia de los incendios, los balances hidrológicos en la zona afectada resultan profundamente alterados. Por un lado se reduce la cubierta vegetal que hacía de paraguas respecto al agua de lluvia (evitando así la erosión), y que permitía el retorno de ésta a la atmósfera mediante la transpiración de las plantas.

Por otro lado, el incendio incrementa la impermeabilidad del suelo, ya que no existe un sustrato que retenga el agua, lo que dificulta la formación de suelo fértil.

 

¿Qué es lo que hemos podido perder?

Como la lista de flora y fauna son tan grandes, os dejo un enlace para ver las especies de animales y plantas que están catalogados dentro del Parque Nacional de Doñana.

Fauna:

file:///C:/Users/Usuario/Downloads/http—www.mapama.gob.es-es-red-parques-nacionales-nuestros-parques-donana-visita-virtual-fauna-default.aspx.pdf

Flora:

file:///C:/Users/Usuario/Downloads/http—www.mapama.gob.es-es-red-parques-nacionales-nuestros-parques-donana-visita-virtual-flora-default.aspx.pdf

Avance ofrecido desde la sección de Ecología y Sostenibilidad

Advertisements

One thought on “Susto en Doñana

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s