La importancia de las zonas verdes en los núcleos urbanos

“Más del 80% de las personas que viven en áreas urbanas del planeta donde se
monitorea la calidad del aire están expuestas a niveles de contaminantes que superan los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud”
“La contaminación del aire, debido a altas concentraciones de partículas pequeñas y
finas, es el mayor riesgo ambiental a la salud y causa más de tres millones de muertes
prematuras a nivel global cada año”, asegura la OMS”.
Parece preocupante, ¿no?…entonces… ¿Debemos de tener zonas verdes en las nuestras ciudades?… la respuesta es, “SÍ”.
Es indudablemente beneficioso plantar árboles en las ciudades para combatir la
contaminación, además de las ventajas que ofrecen en términos del bienestar a nivel
mental derivado del contacto con la naturaleza y a nivel físico, ya que tendremos sitio
para hacer deporte.
Plantar árboles en las ciudades y que disminuya la contaminación parece fácil, pero no es tan simple como parece. Las especies deben ser seleccionadas con algunos criterios ya que tienen que ser especies que estén relacionadas con el clima que haya en la zona, hay que elegir especies resistentes que no requieran demasiada agua, es fundamental, y más en climas mediterráneos como el nuestro. También hay que tener en cuenta si son susceptibles de padecer enfermedades o ser huésped de cualquier plaga que afecte a la fauna y flora autóctonas…… Un ejemplo claro lo vemos con las cotorras argentinas (Myiopsitta monachus) que están desplazando a las palomas y gorriones, ya que compiten con la comida y con el sitio de nidificación. Y si queremos que los árboles extraigan la mayor cantidad de contaminantes, debemos recordar que el tamaño, es este caso, sí es una variable crucial. De hecho, un árbol maduro puede absorber hasta 150 kg de CO2 al año y su ubicación estratégica en grupo puede ayudar a enfriar el aire entre 2 y 8 grados. Para hacernos una idea “la colocación correcta de los árboles alrededor de los edificios puede reducir la necesidad de aire acondicionado en un 30 % y reducir las facturas de calefacción en invierno entre un 20 y 50 %”, asegura la FAO.

imagen 1

    No solo hablamos de contaminantes químicos, el ruido es una forma particular de contaminación atmosférica especialmente centrada en zonas urbanas e industriales
afectando notablemente a la calidad de vida procedente, mayoritariamente, del tráfico
rodado, aunque no provoca un daño directo importante, sí que genera desarreglos de
conducta y malhumor, empeorando la calidad de vida.
Éste caso lo viví de primera mano….. En una de las prácticas durante carrera, hicimos
varias mediciones con un sonómetro en varios puntos de la universidad, comparando los
niveles de ruido del tráfico rodado con presencia de árboles, con paneles acústicos y sin
nada, obviamente la presencia de vegetación hacia que los decibelios bajaran
notablemente.
Los árboles extraen contaminantes en dos formas principales, bien incorporan
gases y contaminantes a través de las estomas en sus hojas o capturan partículas en
la superficie de sus hojas”.
En el caso de las partículas básicamente se adhieren a la superficie de las hojas. La
cantidad de partículas extraídas del aire de esta forma dependerá del tamaño y rugosidad de la hoja. Pero estas partículas no se quedan sobre la superficie de la hoja para siempre, a veces el viento vuelve a suspenderlas en el aire, o en días de lluvia se disuelven y vuelven al sistema. Ejemplos curiosos de árboles en zonas urbanas.

 

Este verano, además de buscar la sombra ¡Planta un árbol!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s