En la variedad está el gusto

   Si algo está claro en esta vida es que la monotonía, uniformidad o simple falta de variedad provoca en nosotros un aburrimiento inmenso. Nos gusta la diversidad, es algo innato, algo que reflejamos en nuestra vida cotidiana, nadie viste igual cada día ni come lo mismo, por ejemplo (a no ser que lo obliguen o pertenezca a alguna secta).

   Afortunadamente la naturaleza es variedad, la enorme diversidad de especies animales y vegetales nos sorprende cada día. Pero, si profundizamos un poco más, nos daremos cuenta de que incluso dentro de una misma especie podemos encontrar formas completamente diferentes, esto es lo que se conoce como polimorfismo.

    Por polimorfismo (del griego: “poli” = muchos y “morfé” = forma) entendemos la diversidad de formas o colores que pueden manifestar los individuos de una determinada especie, es decir, existe más de un morfo o fase.

    No todo lo que puede parecer polimorfismo lo es, se excluyen caracteres que varían continuamente (como el peso o la altura), es decir, gordos y flacos no tienen distinto polimorfismo (al menos no relacionado con este carácter, en cambio el dimorfismo sexual y los grupos sanguíneos si se consideran polimorfismos).

    Los morfos deben ocupar el mismo hábitat, se excluyen entonces las subespecies, de modo que tigre de Sumatra y tigre de Bengala no son distintos morfos, simplemente son subespecies distintas.

   Entonces ¿una mutación un polimorfismo? En principio no, para evitar confusiones existe un criterio; y es que la frecuencia del morfo menos común sea mayor al 1% (mucho más alto que cualquier tasa de mutación normal).

  Ahora bien existen diversos tipos de polimorfismo, los cuales comentaremos a continuación y ejemplificaremos para que queden bien claros.

Polimorfismo sexual

   Consiste en la división de los sexos en distintos morfos, normalmente se trata de un dimorfismo en el que se distinguen machos y hembras, pero no tiene por qué ser siempre así (hay organismos en el que hay más de dos “géneros”).

   Un ejemplo típico lo encontramos en la coloración de muchas especies de aves como el ánade azulón (Anas platyrhynchos), en las que el macho suele poseer colores llamativos con el fin de “impresionar” a las hembras y estas poseen colores apagados y normalmente parduzcos para camuflarse y no ser detectadas por los depredadores, sobre todo cuando tienen que empollar las puestas.

POLIMORFISMO1

Imagen 1. Una pareja de ánades reales, el macho posee la cabeza de un llamativo color verde, mientras que la hembra es más discreta. Fotografía propiedad de Germán Franco Polo.

   Los machos de muchas especies de herbívoros poseen grandes astas o cuernos para combatir con el fin de alejar a la competencia a la hora de aparearse con las hembras, las cuales carecen de dichas astas o cuernos.

  Las hembras de araña suelen ser mucho más grandes que los machos, los cuales probablemente acabarán siendo alimento de dichas hembras tras la cópula.

  Los machos de muchos insectos poseen antenas largas y repletas de “peines”, ramificaciones que les ayudan a captar las feromonas que desprenden las hembras.

En los lagartos del género Uta encontramos hasta cinco morfos relacionados con el sexo:

  • Machos de garganta naranja, ultradominantes que controlan a varias hembras.
  • Machos de garganta azul, controlan solo una hembra.
  • Machos de garganta amarilla, los más debiluchos, se conforman con agruparse alrededor de los territorios de los machos de garganta naranja.
  • Hembras de cuello naranja, ponen muchos huevos y son muy territoriales.
  • Hembras de cuello amarillo, ponen menos huevos y son menos agresivas.

Polimorfismo colonial

  Ocurre entre miembros de las distintas castas de insectos sociales (hormigas, abejas, termitas…). Es el resultado de distintas condiciones de desarrollo sobre una base genética que es la misma para todos los individuos de la especie, todos los machos son haploides (una copia de cada cromosoma) y todas las hembras diploides (dos copias de cada cromosoma). La alimentación diferencial en su etapa larvaria determinará la casta y la capacidad reproductiva del adulto, también hay una diferenciación de tamaño y tarea.

POLIMORFISMO2

Imagen 2. Distintos morfos presentes en una colonia de hormigas.

Polimorfismo estacional

  Se manifiesta entre generaciones que se desarrollan en distintas estaciones del año, generalmente ocurre en especies con ciclo vital muy corto que tienen varias generaciones al año.

  Es el caso del pequeño crustáceo Daphnia retrocurva, que presenta formas de primavera y formas de verano. Hay autores que no consideran esta variación como un polimorfismo real, ya que los distintos morfos de D. retrocurva coinciden en espacio, pero no en tiempo.

POLIMORFISMO3

Imagen 3. Distintos morfos estacionales en Daphnia retrocurva, los morfos A-C son de primavera y los morfos D-E de verano. Modificado de Brooks (1965).

 Melanismo

  Consiste básicamente en un exceso de pigmentación oscura en un animal o población, lo que se traduce en individuos prácticamente negros.

  El ejemplo más famoso de melanismo es la pantera negra, que no es más que un morfo de leopardo (Panthera pardus) y jaguar (Panthera onca). Es decir, la pantera negra no es una especie, listillos, simplemente es un leopardo o un jaguar con melanismo.

  Uno de los casos más peculiares de melanismo es el de la polilla de los abedules (Biston betularia) en el que los ejemplares con melanismo se seleccionaron favorablemente ante los individuos no-melánicos como respuesta a un cambio de hábitat.

  Las polillas descansan camufladas en los árboles intentando evitar la depredación de los pájaros. Las polillas con el morfo no-melánico son blancas con motas oscuras, con el fin de pasar inadvertidas sobre los troncos blancuzcos con líquenes de los árboles.

  Con la contaminación industrial del siglo XIX los troncos de los árboles se oscurecieron debido al hollín y sus líquenes murieron, de modo que el camuflaje de las polillas no-melánicas dejó de ser efectivo y estas empezaron a morir depredadas. Poco tiempo después empezaron a descubrirse polillas melánicas que se camuflaban a la perfección sobre los troncos ennegrecidos, de modo que las polillas con este morfo llegaron a ser mucho más abundantes que las no-melánicas.

POLIMORFISMO4

Imagen 4. Dos ejemplares de Biston betularia, no-melánico (fácil de ver en esta foto) y melánico (el que probablemente no estás viendo).

  Este ejemplo muestra cómo el polimorfismo puede contribuir a la adaptación de las especies a los cambios en el medio.

  La mariquita de dos puntos (Adalia bipunctata) se utiliza para controlar las plagas de pulgones (las aparentemente inocentes mariquitas son máquinas de matar, depredadores sin escrúpulos) suele tener los élitros rojos con dos puntos negros. El morfo melánico de esta especie tiene los élitros negros y puntos rojos, existiendo diversos morfos intermedios.

Los huevos del cuco

   Como la mayoría sabréis los cucos practican parasitismo de puesta, es decir, la hembra pone sus huevos en nidos de otras aves para que los padres “adoptivos” críen a su polluelo.

   El huevo que pone la hembra de cuco tiene una coloración que encaja con la puesta del huésped. Ahora viene lo interesante y es que el polimorfismo, los distintos morfos, no se expresan en el aspecto de los cucos adultos, se manifiesta en los huevos que ponen según el ave al que parasiten. Algunos ejemplos son:

  • Bisbita pratense (Anthus pratensis): huevos moteados sobre un fondo de color variable (pardo, gris o rojizo).
  • Petirrojo (Erithacus rubecula): huevos de color blanco azulado y con motas, las cuales pueden ser oscuras, grandes y concentradas en el polo ancho, o bien pequeñas, pardas, muy numerosas y distribuidas por toda la superficie.
  • Carricero común (Acrocephalus scirpaceus): huevos verdosos con manchas oliváceas.
  • Colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus): huevos azules lisos.
  • Acentor común (Prunella modularis): sus huevos no son imitados ya que el huésped tolera huevos que no se parezcan a los suyos.

  Cada hembra pone el mismo tipo de huevo que ponía su madre, de modo que las hembras de cuco solo ponen un tipo de huevo. Este sistema de huéspedes múltiples protege a las especies parasitadas de una sobreexplotación por parte de los cucos que produzca una reducción crítica en las poblaciones, además maximiza la capacidad de puesta de huevos de la población de cucos.

El pico del pinzón

  Los machos del pinzón Geospiza conirostris tienen dimorfismo en su canto y en la longitud de sus picos, es decir, hay machos con un canto A y pico corto; y machos con un canto B y pico más largo.

   Gracias a este dimorfismo los machos pueden alimentarse de forma diferencial de los cactus del género Opuntia, es decir, los machos de pico corto se alimentarán de una parte del cactus y los machos de pico largo se alimentarán de otra, así se maximizan las oportunidades alimenticias cuando la comida escasea.

   En un primer momento se podría pensar en que se produjese especiación poco a poco y a lo largo de las generaciones, pero no, porque aquí mandan las hembras y a ellas les da igual la longitud del pico de los machos o el canto de los mismos, se reproducen indiferentemente con ambos morfos.

   Estos son solo unos pocos ejemplos, hay muchísimos más y a cada cual más interesante. Con esto solo pretendo mostraros lo increíble que puede llegar a ser la diversidad, incluso dentro de una misma especie, curiosead un poco en libros y páginas web, sin duda os sorprenderéis.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s