La citoquinas, las mensajeras del sistema inmune

El sistema inmune en la séptica guerra mundial

En nuestro organismo, al igual que en el de todos los seres vivos, se desarrollan un gran número de procesos para el continuo funcionamiento de este. Desde el respirar hasta tareas más complejas como el estudio, necesitan una coordinación casi perfecta entre los diferentes componentes que nos forman. Para esto, todas las células en nuestro cuerpo necesitan comunicarse para crecer, moverse, dividirse e, incluso, para morir. Y no iba a ser menos nuestro ejército personal; el sistema inmune.

El componente celular del sistema inmune está formado por un gran número de células cada una con funciones diferentes. Básicamente, podemos diferenciar una respuesta

F1.large(2)

Imagen 1. Ejemplo de como las células del sistema inmune se comunican para combatir las infecciones. Aquí tenemos una red en la que cada círculo es un grupo diferente de células y se esquematizan las relaciones entre ellas en diferentes fases de la infección de Salmonella, un importante grupo de patógenos humanos.

innata, es decir, un conjunto de células que van actuar contra agentes “nuevos” que antes no han atacado el organismo, y una respuesta adaptativa, que luchará contra estos enemigos con armas específicas para ellos como los “anticuerpos”. Sea cual sea el tipo de respuesta celular, el sistema inmune necesita coordinarse para que cuando una capture a un enemigo, pueda “avisar” a las demás para desencadenar una respuesta contra el patógeno y eliminarlo; es lo que se denomina inflamación. Esta misión de comunicación la realizan unas pequeñas moléculas; las citoquinas.

Las citoquinas, estas  palomas mensajeras moleculares, son capaces de llevar información de una célula a otra, pudiendo activar o desactivar las alarmas en el organismo diferenciandolas así en pro-inflamatorias o anti-inflamatorias, respectivamente.

Luces entre centinelas: las citoquinas pro-inflamatorias

Las citoquinas pro-inflamatorias son las que alarman al complejo celular de la presencia de un peligro y las activa contra él. Las más importantes son las interleucinas, concretamente la tipo 1, 8, 12 y 16, el factor de necrosis tumoral alfa (TNFα) y el interferón. Estas moléculas van a ser producidas principalmente por las células de la respuesta innata para alarmar a las demás del peligro haciendo la función de las almenaras. Esto hace que se activen las células del sistema inmune adaptativo y, además que las demás células de la respuesta innata vengan a ayudar.

Trompetines de victoria: las citoquinas anti-inflamatorias

Al igual que las citoquinas dan la voz de alarma frente a un peligro (aunque a veces dan falsas alarmas que causan enfermedades como las alergias o las dermatitis atópicas), hay otro grupo que bloquean estas señales produciendo la disminución de la respuesta. Es lo que se denomina respuesta anti-inflamatoria. En este caso las encargadas de tocar los trompetines de victoria que hagan relajar los esfuerzos de los ejércitos son las interleucinas 1ra (inhibidor de la IL-1), 4, 6, 10, 11 y 13, y el factor de crecimiento transformante beta (TGF-ꞵ).

Agente doble en las trincheras: el TGF-ꞵ y su papel en el cáncer

El factor de crecimiento transformante beta, es una molécula que varía su función según el estado del tumor.  En las primeras fases, esta citoquina tiene la función de reprimir la inflamación, haciendo que las células paren de dividirse y acaben muriendo. Sin embargo, si el tumor pasa a ser maligno, el TGFb va a activar las células reguladoras, que mandarán mensajes a las células efectoras (inflamatorias) para que paren su actividad, promoviendo indirectamente el desarrollo del tumor. Por último, en las fases metastásicas del tumor, esta molécula tomará roles de mantenimiento, es decir, va a permitir que las células migratorias o metastásicas del tumor permanezcan en órganos como los huesos o los pulmones.

TGFb y tumores

Imagen 2. Figura resumen de los cambios funcionales del TGFb en la respuesta contra células tumorales.

Resumiendo
  • El sistema inmune tiene un sistema de comunicación con una masificación de moléculas del nivel del centro de Los Ángeles en hora punta.
  • Las células del sistema inmune se comunican a través de unas moléculas que son las citoquinas.
  • Los mensajes que envían las citoquinas pueden ser de activación (pro-inflamatorias) o de inhibición (anti-inflamatorias).
  • Hay citoquinas que son capaces de tener diferentes funciones dependiendo del medio que les rodee; la TGFb.

 

¡Esperamos que os haya gustado!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s