No es un lince, pero debería ser tratada como tal

Cuando la gente piensa en un animal que sirva como icono para la fauna ibérica normalmente los aspirantes suelen ser animales carismáticos, con pelo o plumas, grandes ojos, buen porte, majestuosidad a raudales y protagonistas habituales de impresionantes documentales.

Nuestro país cuenta con una fauna diversa, digna de protección, admiración y respeto. Sin embargo, y desgraciadamente, gran parte de la “propaganda” conservacionista se centra en unas pocas especies, dejando a muchas otras en el olvido, en el más profundo desconocimiento para la población.

Hoy quiero hablaros de un animal endémico del Mediterráneo Occidental, incluido en el Catálogo Español de Especies Amenazadas con la categoría de en peligro de extinción y no, no es el lince. Me refiero a una lapa, un molusco que perfectamente puede pasar toda su vida pegado a la misma roca, os hablo de Patella ferruginea.

P. ferruginea es una de las especies más amenazadas del mar Mediterráneo y ha sido el primer invertebrado y la primera especie marina para la que se ha elaborado una estrategia nacional de conservación. ¿El problema de P. ferruginea? La respuesta es sencilla, ya que suele ser la misma siempre que alguna especie se encuentra en una situación delicada, el ser humano (en este caso concreto, el ser humano y su apetito):

  • Alteración y destrucción del hábitat.
  • Recolección para consumo humano, como carnada de pesca o para coleccionismo.
  • La propia biología de la especie, con una fecundidad baja y una fase larvaria muy corta, lo que conlleva una dispersión ineficiente.

En la actualidad la mayoría de la población mundial de esta especie se concentra en algunas áreas críticas del norte de África, aunque también existen poblaciones dispersas en puntos muy concretos del litoral andaluz, así como en ciertos enclaves de Córcega y Cerdeña.

P. ferruginea puede alcanzar los 10 cm de longitud, se distingue muy bien de las otras lapas mediterráneas por las gruesas costillas radiales que presenta, que hacen que el borde sea muy sinuoso, la concha suele estar erosionada y colonizada por pequeños balanos o algas.

IMG_20170512_101508

Figura 1. Ejemplar de Patella ferruginea fotografiado en un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme para que nadie vaya a cargarse al pobre animalillo.

Las lapas son sedentarias, sólo se desplazan para alimentarse, generalmente por la noche y con marea alta, ya que han de hacerlo cuando están bañadas por las olas. Después vuelven al mismo lugar de reposo, lo que hace que cada lapa deje una huella en la roca.

La Sociedad Española de Malacología (SEM) ha nombrado a la lapa ferruginea “Molusco del Año 2018”.

Con este artículo quiero poner de manifiesto que hay especies “discriminadas” por carecer de ciertos rasgos, obviamente la protección de cualquier especie que se encuentre en una situación delicada es un asunto de vital importancia, pero la población debería poder ver más allá del lince o del águila imperial. Programas de educación ambiental, alguna que otra aparición en los medios de comunicación, cierta vigilancia para que las poblaciones de P. ferruginea no sean mermadas, en definitiva, dar visibilidad y protección activa a un animal maravilloso que es desconocido para muchísima gente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s