La “falsa medusa” conquista Andalucía

En Andalucía llevamos aproximadamente un mes con una inestabilidad meteorológica brutal, los temporales se suceden y más de uno está planteándose adquirir una barca para ir a comprar pan por las mañanas. Pero la lluvia, bienvenida sea, no es la única protagonista, el viento también está haciendo acto de presencia y, como bien es sabido, este se encarga de alimentar a las corrientes oceánicas superficiales.

Estas corrientes están depositando en nuestras playas, además de una ingente cantidad de basura, numerosísimos ejemplares de Physalia physalis, carabela portuguesa para los amigos. Ya mencionamos a este maravilloso animal en el artículo “¡Socorro, una bolsa!”, si no lo habéis leído, os lo recomiendo, lo considero fundamental para entender algunos conceptos que se expondrán a continuación.

Physalia

Figura 1. Ejemplar de Physalia varado en la playa esperando a que lo pises.

La carabela portuguesa es una especie de hidrozoo sifonóforo, es decir, un Cnidario capaz de formar una colonia flotante, este es el motivo por el cual se la llama “falsa medusa”, cuando vemos a una carabela portuguesa no se trata de un único animal, si no de miles de individuos formando una colonia.

Los distintos individuos se especializan para mantener viva la colonia, reciben el nombre de hidroides que se dividen el trabajo. El neumatóforo se encarga de la flotabilidad, los gastrozoides de la digestión, los dactilozoides de la captura de presas y defensa y los gonozoides de la reproducción.

Gracias a su vela gelatinosa, Physalia es capaz de recorrer los océanos impulsada por los vientos y corrientes, de su cuerpo central cuelgan numerosos y largos tentáculos cargados de cnidocitos con sus respectivos nematocistos, utilizados para paralizar y dirigir a sus presas hacia la cavidad gastrovascular.

Aunque captura pequeños organismos acuáticos como peces y plancton, su veneno tiene graves consecuencias neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas en el ser humano, produciendo un dolor muy intenso y nauseas, afortunadamente no es mortal.

Ahora bien, ¿qué hago si estoy dando un paseo por la playa y encuentro una Physalia? ¿Le doy un beso? ¿Un abrazo tal vez? Pues no, nada de eso, lo primero es alejarse con cuidado de no pisar ningún tentáculo, lo segundo es echarle una foto y lo tercero es comunicar el avistamiento al CSIC o a Jellyfish Research South Spain, se encargan de llevar un censo de las especies vistas en el sur del país con el fin de investigar sobre la biología de dichas especies y los cambios como consecuencia de las alteraciones del medio. Se puede contactar con ellos en jellyfish_research@yahoo.com, así como en su página de Facebook.

JELLYFISH

Figura 2. Póster elaborado por el CSIC y otros organismos en el que se muestran las distintas especies de medusas frecuentes en el Mediterráneo y los pasos a seguir en caso de avistamiento.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s