Los plásticos en el océano

El 2 de marzo de este año, la fotógrafa Isabel Muñoz, ganadora del premio Nacional, expuso en Madrid una colección de fotos que reivindicaban contra los plásticos en los océanos; en el cual nos expone un tema de gran interés actual. Pues los plásticos están colapsando nuestros mares y causando graves problemas, sin embargo, no es algo nuevo. No obstante, sí es nuevo que tengamos una fecha exacta para saber que el peso de los plásticos que haya en los mares será superior al peso de todos los peces, y esa fecha es 2050, según National Geographic y la ONU.

Según la RAE, los plásticos son un material capaz de cambiar de forma y conservarla de modo permanente mediante una compresión más o menos prolongada. Además, cabe destacar que los plásticos que normalmente usamos nosotros y que es el causante del problema son los plásticos sintéticos, es decir, aquellos fabricados por el hombre. Estos plásticos, además, están hechos con derivados del petróleo ya que es una materia prima barata y abundante.

Por otra parte, los plásticos de mayor uso son el polietilenterftalato (PET), el polipropileno (PP), el policloruro de vinilo (PVC). Plásticos que se utilizan por ejemplo en los envases de bebidas, artículos domésticos o en materiales de construcción, respectivamente.

Estos tres tipos de plásticos tienen en común dos cosas: la primera de ellas es que son termoplásticos, es decir, a altas temperaturas se deforman. La segunda cosa es que contienen “bisfenol A” (BPA), un compuesto orgánico con dos grupos funcionales fenol. Este compuesto es muy dañino para la salud por ser un disruptor endocrino, es decir, una sustancia capaz de interferir en procesos regulados por hormonas. Por consiguiente, en humanos, el “bisfenol A” puede tener efectos nocivos sobre el sistema reproductor tanto masculino como femenino, sobre el cerebro y el comportamiento, sobre el metabolismo y el sistema cardiovascular, sobre el tiroides, el sistema inmunitario, el intestino y efectos cancerígenos, entre otros.

bisfenol-a.jpg

Este compuesto fue retirado de algunas cadenas de ventas para evitar la exposición a él. Sin embargo, el problema viene en la ingente cantidad de plásticos que hay en el mar; que al ser plásticos termoplásticos, las altas temperaturas y el Sol acaban desformándolos y convierténdolos en trozos muy pequeños de plástico flotando por los océanos.
Se sabe que hay cinco grandes zonas en el mundo denominadas “sopas” de plásticos una en el océano Índico, dos en el Atlántico y dos en el Pacífico con una concentración elevada de microplásticos. Estos microplásticos son ingeridos por peces y estos peces a su vez por otros peces siguiendo la cadena alimenticia hasta llegar al ser humano. Por lo que, en definitiva, nosotros seguimos estando expuestos y puede que incluso consumiendo el “bisfenol A”.

Además de este compuesto, los plásticos tienen la capacidad de atraer contaminantes hidrofóbicos del agua de mar como son PCBs y DDT, compuestos químicos que también tienen efectos muy perjudiciales en la salud humana, sobre todo los PCBs se conocen por los trastornos que causa en mujeres embarazadas y neonatos.

En conclusión, es muy posible que a mucha gente esto le parezca una locura, pero la realidad es que existen playas en las que la arena ha sido reemplazada por plásticos, como es el caso de Kamilo beach, una playa situada en la costa suroeste de Hawaii.

kamilo_beach

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s