El interesante mundo de los artrópodos (I)

¿Qué tienen en común un cangrejo, una mariposa, una araña y un milpiés? A simple vista parece que no mucho, cuando vemos una mariposa volando de flor en flor no se nos viene a la cabeza la imagen de un cangrejo, pero lo cierto es que tanto la mariposa, como el cangrejo, como la araña que vive en tu habitación comparten ciertas características, son artrópodos.

Los artrópodos son todos aquellos animales que poseen patas articuladas, estamos hablando de más del 80% de especies animales conocidas.

Actualmente se reconocen 4 grandes grupos de artrópodos: hexápodos (los insectos, como la horrible mariposa o la preciosa cucaracha), crustáceos (las gambas que te comes en Navidad), quelicerados (las arañas y escorpiones) y miriápodos (los milpiés y escolopendras).

Podría decirse que los insectos son crustáceos que han colonizado el medio terrestre, así que puedes probar a sustituir las gambas en tu dieta por cucarachas.

Como hemos mencionado anteriormente los artrópodos representan un porcentaje altísimo de las especies animales conocidas, ¿cuáles son las causas de este tremendo éxito?

En primer lugar son grupos muy primitivos, aparecen al comienzo del Cámbrico, teniendo a su disposición una gran variedad de hábitats y nichos ecológicos, lo que favoreció su diversificación.

En segundo lugar poseen un exoesqueleto que protege al animal contra el medio externo y una capacidad de respuesta y adaptación superior a la de muchos otros grupos. Gran parte de esta adaptabilidad se debe a la envidiable capacidad reproductora de la que hacen gala.

En tercer lugar, el desarrollo de los artrópodos es indirecto, es decir, tienen fases larvarias que ocupan diferentes nichos ecológicos y utilizan diferentes fuentes de energía que los adultos, lo cual minimiza la competencia por los recursos.

Por último poseen una gran capacidad de dispersión, ya sea en fase larvaria o en fase adulta, en el caso de los insectos la aparición de alas fue un gran logro que redundó en su éxito evolutivo.

La filogenia de los artrópodos ha sido un cacao mental durante años, pero a día de hoy los datos morfológicos y moleculares apoyan claramente el monofiletismo, aun así se han planteado múltiples hipótesis, la más aceptada actualmente es la siguiente:

Chelicerata – Mandibulata (Myriapoda + Pancrustacea (Crust.+ Hexap.)).

La agrupación Mandibulata está defendida por morfólogos, biólogos moleculares y estudios sobre biología del desarrollo. Como elementos básicos están: la mandíbula y la existencia de la glándula de la muda.

La agrupación Pancrustacea reúne a crustáceos y hexápodos, está basada en estudios moleculares y morfológicos.

Y cuidado con las confusiones, que Mandibulata y Pancrustacea son niveles evolutivos, no taxones.

El tegumento es la parte externa del cuerpo de los artrópodos, condiciona el crecimiento de estos. Está formado por una capa de células epidérmicas que segregan cutícula, que se renueva en el proceso de muda y es donde se produce la esclerotización o endurecimiento, por eso cuando algún desaprensivo pisa a una pobre cucaracha le cuesta bastante trabajo matarla.

El crecimiento de los artrópodos puede darse durante toda la vida (crustáceos) o no, de forma que llegado a una edad el animal deja de crecer y entra en la fase de anecdisis (el animal deja de sufrir mudas), coincidiendo con la madurez sexual en insectos.

Las mudas pueden dar lugar a etapas con una morfología similar o pueden darse mudas metamórficas, es decir, con grandes cambios con respecto a la etapa anterior. Las orugas crecen gradualmente mediante mudas hasta que llegan a la muda metamórfica y se convierten en mariposa.

Los artrópodos presentan el cuerpo segmentado, dividido en segmentos que a su vez se agrupan en unidades funcionales denominadas tagmas (cabeza, tórax, abdomen).

El primer tagma es la cabeza, aparece en crustáceos, insectos y miriápodos, es un tagma que lleva estructuras relacionadas con los órganos de los sentidos y la manipulación de los alimentos como los ojos, las antenas, anténulas, maxilas…etc.

En quelicerados el tagma anterior se llama prosoma, no cabeza, consta de ocelos, quelíceros y pedipalpos.

El tórax siempre tiene tres segmentos, cada uno con un par de patas locomotoras y, en ocasiones, con dos pares de alas. El abdomen está compuesto por 11 segmentos, en la parte posterior del abdomen están los orificios genitales, en los segmentos 8 o 9 en la hembra y en los segmentos 9 o 10 en el macho.

Resultado de imagen de mantis religiosa

Después de la cabeza de crustáceos podemos encontrar un tórax y un abdomen o un tronco. El número de segmentos del tórax y abdomen o del tronco varía según grupos. Los orificios genitales suelen encontrarse hacia la mediación del cuerpo, los masculinos un poco retrasados.

Resultado de imagen de cangrejo violinista

Los miriápodos presentan una cabeza y un tronco, los orificios genitales se encuentran en la parte anterior del tronco, son progoneados. En un grupo de miriápodos, los quilópodos o escolopendras, el orificio genital está en la parte posterior del tronco, son opistogoneados.

Resultado de imagen de miriapodos

Los quelicerados tienen prosoma y opistosoma, el opistosoma presenta como máximo un número de 13 segmentos (escorpiones), los orificios genitales se encuentran en el segundo segmento del opistosoma, tanto masculino como femenino. En el opistosoma no hay apéndices.

Resultado de imagen de aracnidos

En artrópodos encontramos dos modelos de apéndices, birrámeo (con dos ramas) en crustáceos y unirrámeo (con una rama) en miriápodos, hexápodos y la mayor parte de quelicerados.

Uno de los aspectos más interesantes de los artrópodos es su visión, encontramos tres tipos diferentes de “ojo”:

  • Los ocelos son fotorreceptores muy simples, incapaces de formar buenas imágenes.
  • Las estemmatas son ocelos complejos, se aproximan al elemento básico del ojo compuesto, aparecen en larvas de insectos holometábolos (insectos que tienen una metamorfosis muy acusada, con larva, pupa y adulto, como las mariposas o escarabajos). Se encuentran a los lados de la cabeza, hay 6 como máximo.
  • Los ojos compuestos son los más complejos, aparecen en insectos y crustáceos. Constan de un número variable de ommatidias (órganos de visión), la manifestación externa de la ommatidia se denomina faceta (cornea de la ommatidia).

Hasta aquí vamos a llegar, el tema de los artrópodos es muy extenso, de modo que ocupará varios artículos. Podéis amenizar la espera comprando insectos para comer en alguna web, ¡que aproveche!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s